logo

MEGA AUTOS

16/12/2011

Argentina y Brasil pujan por autopartes y apuntan a nuevos acuerdos

Ambos países buscan aumentar el contenido propio en las respectivas producciones del sector automotriz, e impulsan mayores medidas de control. El balance bilateral es ampliamente deficitario para Argentina, donde calculan un rojo total de u$s 8.000 millones para 2011.

Argentina y Brasil pujan por autopartes y apuntan a nuevos acuerdos

La cena de fin de año del Sindipecas (Sindicato Nacional da Indústria de Componentes para Veículos Automotores, es decir, de las empresas autopartistas) de Brasil, que se realizó el martes en San Pablo, sirvió como muestra del pulso del sector en el país vecino: los empresarios coincidieron en hacer un balance positivo del 2011 y se mostraron optimistas hacia el mediano plazo, aunque sin privarse de elevar un mensaje hacia el gobierno (de Dilma Rouseff) para que “cumpla las promesas” de incentivos al desarrollo de tecnología e innovación.

Los fabricantes de piezas se preparan para un 2012 que comenzaría a la baja, especialmente en el segmento de vehículos comerciales, pero que luego podría repuntar, a partir del segundo trimestre. “Lo mejor vendrá en 2013, después de los ajustes en las reglas para el contenido local de autopartes y el pago correspondiente del IPI (Impuesto a Productos Industrializados)”, aseguró Paulo Butori, presidente de la entidad.

Según cita el portal Automotive Business, el dirigente explicó que habrá nuevos acuerdos con Argentina destinados a establecer criterios para el cálculo de contenido regional de partes de autos en el comercio dentro del Mercosur. Actualmente, el índice exigido en Brasil dentro del régimen de libre comercio es de 60%, pero Sindipecas admite que hay “enormes dificultades” para controlar y fiscalizar el cumplimiento de ese porcentaje.

Este último punto es un reclamo que se replica sistemáticamente del lado argentino, donde el promedio de componentes nacionales en los autos fabricados en las 10 terminales radicadas en el país, apenas ronda el 20 por ciento. El sector acusa un fuerte déficit comercial que crece al ritmo de la producción automotriz: cuanto más autos se fabrican, mayor cantidad de piezas deben ser importadas y mayor el rojo de la balanza. Este año cerrará en torno a los 8.000 millones de dólares, casi 30% por encima de los u$s 6.300 millones de 2010.

De allí que, según publicó ayer el diario BAE, las empresas del sector pedirán a la flamante secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, que haga un seguimiento más exhaustivo de los niveles de integración terminal por terminal, algo que todavía no se hace. “Habrá que esperar a ver si (las terminales) cumplen con el Gobierno, cuando dijeron que la integración pasaría del 20 al 28%, porque esto explica un crecimiento del 40% en las compras locales por auto”, señalaron fuentes privadas citadas por el diario.

De nuevo en Brasil, Butori señaló que hoy (15 de diciembre) el gobierno podría dar a conocer nuevas reglas en relación al régimen automotor, orientadas fundamentalmente a incentivar la producción local. Según afirmó, “hay expectativas para un importante ingreso de recursos financieros en el mercado brasileño en 2012, que pueden ser traducidos en inversiones a pesar de las dificultades que enfrenta la economía internacional”.

“Si bien los bancos europeos tienen problemas de liquidez, ocurre lo contrario con empresas del segmento automotriz, que están capitalizadas e interesadas en las oportunidades y atractivo del mercado brasileño”, finalizó.



COMENTARIOS

www.steroid-pharm.com

steroid-pharm.com

arbud-prom.com.ua/proizvodstvo-metallicheskih-lestnic