Audi SQ7: diésel, familiar y deportivo

Audi presentó en Europa el primer modelo “S” del Q7, el SUV con más historia dentro de la familia de modelos todoterreno de la automotriz de los cuatro anillos. Se trata del SQ7, que representa la opción más deportiva de la segunda generación.

A simple vista, este SUV se destaca por su estética que incluye nueva parrilla, paragolpes exclusivos, entradas de aire laterales, espejos con terminación en aluminio, llantas de 20 pulgadas (con neumáticos 285/45) y cuatro salidas escape. Además, la carrocería tiene un largo de 5,07 metros y ofrece las bondades de versatilidad de los SUV.

En el interior mantiene el estilo del modelo convencional, junto con terminaciones metálicas y opción con configuración para cinco o siete pasajeros. En este último caso, la tercera fila cuenta con sistema eléctrico que se comanda desde las puertas traseras o el baúl.

En el plano mecánico, el modelo sorprende con la carga tecnológica aplicada, comenzando con un motor diésel 4.0 TDI que posee dos turbocompresores y un compresor eléctrico, lo que le permite entregar 435 caballos de potencia y 900 Nm de torque entre 1000 y 3250 rpm. A eso le suma un sistema que permite -mediante el Audi drive select- modificar el sonido del escape.

El propulsor está combinado con una caja automática Tiptronic de ocho velocidades que incluye un modo inercia a altas velocidades, y con la tracción integral Quattro con diferencial deportivo opcional. Además, cuenta con suspensión neumática adaptativa con configuración deportiva y frenos con discos carbocerámicos, también opcionales.

Las prestaciones incluyen una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y una velocidad máxima -limitada- de 250 km/h, mientras que el consumo promedio se ubica en los 7,4 l/100 km (emisiones de CO2 de 194 gramos por kilómetro).

Otra de las novedades del modelo es la estabilización activa del balanceo de la carrocería, con un sistema electromecánico que consta de pequeños motores eléctricos con una caja de engranajes, los cuales actúan sobre las barras estabilizadoras para mejorar la dinámica, ofreciendo menos subviraje.

Tanto el compresor eléctrico como el control de balanceo son alimentados por un subsistema eléctrico de 48 voltios, que utiliza una batería de iones de litio que se ubica bajo el baúl y tiene un convertidor que conecta los sistemas de 12 y 48 voltios, ya que este último apoya al más pequeño cuando es necesario.

Otra de las cualidades del Audi SQ7 es el sistema de dirección en las cuatro ruedas, con una respuesta más directa en las delanteras y un eje posterior que puede girar -en el mismo sentido o el opuesto de las delanteras- hasta cinco grados, lo que mejora las maniobras de estacionamiento.

Así es el nuevo Audi SQ7, un modelo imponente por presencia y tecnología, que estará disponible a partir de la próxima primavera europea.

www.best-drones.reviews/

ковры из вискозы

ковры из шерсти