Finalmente, Sabella se quedó con el Peugeot 508 de la cábala

En 2011, antes del triunfo 2 a 1 ante Colombia en Barranquilla por las eliminatorias Brasil 2014, Peugeot le prestó a Alejandro Sabella un 508 color negro. Como desde aquel día de noviembre de 2011 el equipo argentino nunca más perdió, el Director Técnico lo tomó como cábala. En consecuencia, no quería devolver el auto a la automotriz, para así mantener la senda victoriosa. Incluso, hasta lo manejaba un rato antes de jugar los partidos, y fue habilitado a que diera una vuelta manzana en tiempos que estaba en el taller para el servicio técnico de rutina.

Para no romper el hechizo, Peugeot decidió no reclamarle la devolución del auto a Sabella y le propuso que si ganaba el Mundial de Fútbol, en Brasil 2014, el préstamo se transforma en obsequio, con una cláusula de “nunca venderlo”. Sabella aceptó el desafío. La noche que acordaron este compromiso, los directivos de Peugeot y el entrenador del seleccionado argentino se encontraban cenando en el hotel Sofitel de Cardales. Luego del encuentro, al retirarse del lugar, Sabella, acarició el techo del auto como la “lámpara de Aladino”, y le dijo al 508: “Negrito… negrito… si gano te quedas conmigo para siempre”.

Si bien la selección argentina no se quedó con el título del mundo, tuvo una excelente performance mundialista llegando hasta la final y Peugeot Argentina decidió regalarle el auto a Alejandro Sabella, como homenaje y recuerdo del Subcampeonato conseguido en Brasil 2014.

www.cl24.com.ua

ковер в гостинную

ковролин выставочный