Manejamos la nueva Toyota Hilux

Luego de la presentación en Argentina, evaluamos brevemente a la nueva Toyota Hilux 2016 de producción nacional, que pertenece a la octava generación del modelo y cuenta con novedades en todos los rubros, algo que también se traduce al manejo.

Con un nuevo diseño exterior e interior, personalmente la Hilux luce moderna y agresiva gracias a su frontal con generosas parrilla y ópticas que, en el caso de la versión evaluada (SRX doble cabina), además cuenta con luces de LED incluidas las diurnas.

En el interior posee un nuevo estilo que recuerda al Corolla, junto con plásticos rígidos pero agredables, posición de manejo evolucionada con doble regulación de volante (le faltan unos centímetros extra a la profundidad) y cómodas plazas traseras que ganaron 3,5 cm respecto al modelo precedente.

A la nueva pick up la manejamos en un circuito preparado especialmente por la marca y con tres diferentes “dibujos”, lo que permitió exigirla atravesando diferentes obstáculos como pozos, pendientes, piedras, barro, etc.

Un escenario ideal para poner a prueba su nueva suspensión trasera con el clásico eje rígido pero con elásticos 100 milímetros más largos, un cambio que le permite ofrecer un de confort sin perder la solidez que demuestra cuando transita por cualquier tipo de camino en mal estado.

Los nuevos motores son el 2.4 con 150 CV y 400 Nm de torque y el 2.8 con 177 CV y hasta 450 Nm con la también nueva caja automática. Este último conjunto combina una entrega contundente de respuesta desde bajas rpm con un pasaje rápido de los cambios, incluyendo una sexta marcha que reduce las rpm -y por ende el consumo- cuando transita en ruta.

La tracción 4×4 ahora es electrónica en lugar de mecánica como lo es en el modelo anterior. Esto le permite, a través de un comando giratorio, seleccionar entre los modos 4×2, 4×4 alta y 4×4 baja. En 4×2 traccionan sólo las ruedas traseras, pero hasta 80 Km/h se puede conectar la 4×4 alta, que nos permitió recorrer los caminos en mal estado con mayor adherencia, lo que se traduce en más seguridad. Igualmente, el control de estabilidad y el de tracción activo siempre están atentos para corregir cualquier inestabilidad.

Cuando el terreno se complica, está disponible la 4×4 baja que la convierte en un “tractor” y le hace frente a cualquier terreno, a lo que se suma el nuevo bloqueo de diferencial trasero, que reparte la potencia 50/50 en ese eje, además del descenso en pendientes, con el que la chata “camina” hacia abajo en forma autónoma y a baja velocidad.

La marca también trabajó en la insonorización del habitáculo, algo que queda reflejado cuando se transita en ruta a altas velocidades, situación en la que el interior goza de un ambiente sin interferencias del viento.

La nueva Hilux argentina ya comenzó su camino, que promete ser todavía más exitoso. A partir del 25 de noviembre estará a la venta en el mercado local.

kapli.kiev.ua

cleansale.kiev.ua

http://101binaryoptions.com/binomo-broker-review/